JORGE MISTRAL: EL GALÁN QUE SE CANSÓ DE VIVIR

Por David Estrada.

JORGE MISTRAL fue un actor imprescindible en las más importantes películas de LA ÉPOCA DE ORO DEL CINE MEXICANO. Actuó EUROPA y AMÉRICA al lado de SARITA MONTIEL, CARMEN SEVILLA, SOFÍA LOREN, MARÍA FÉLIX y DOLORES DEL RÍO, entre otras. Nació en ESPAÑA en 1920 y se suicidó a los 51 años en la CIUDAD DE MÉXICO, frustrado por no recuperar la fama que alguna vez tuvo y diagnosticado de un CÁNCER que lo retorcía del dolor.

MODESTO LLOSAS ROSELL nació en ALDAYA, VALENCIA, el 24 de noviembre de 1920.

Ingresó al CONSERVATORIO, ya que deseaba dedicarse a la música. Pero desde muy joven destacó por su elegancia y galanura, razón por la que abandonó la carrera de DERECHO y decidió probar suerte como actor, adoptando el nombre de JORGE MISTRAL.

Sus inicios artísticos fueron en el TEATRO y su primera película, “LA LLAMADA DE LA MAR” (1944), la filmó a los 24 años. Dos años después, obtuvo su primer protagónico en “LA GITANA Y EL REY”, compartiendo créditos con ANTOÑITA COLOMÉ.

Durante su carrera en EUROPA alternó con las más cotizadas actrices del momento como NATI MISTRAL (“Currito de la Cruz”, 1949), AMPARO RIVELLES (“La duquesa de Benamejí”, 1949), SOPHIA LOREN (“El niño y el delfín”, 1957), SYLVA KOSCINA (“Cuentos de verano”, 1958), YVONNE DE CARLO y ROSSANA PODESTÁ (“La Espada”, 1958), CARMEN SEVILLA (“La venganza”, 1958), SARITA MONTIEL (“Carmen la de ronda”, 1959) y PAQUITA RICO (“Historia de una noche”, 1962), entre otras.

CARMEN SEVILLA, llegó a declarar de él: "Era tan guapo que te desmayabas. La pena es que yo fuera tan decente y tan tonta...". 

En 1949 realizó una gira teatral por IBEROAMÉRICA, siendo descubierto por un nuevo público que lo hizo su favorito tanto en CUBA como en CHILE, BOLIVIA y ARGENTINA, donde filmó varias películas.

Sin embargo, su etapa más productiva la realizó en MÉXICO, a donde decide emigrar a inicios de la década de los cincuenta.

Actor imprescindible de las cintas de LA ÉPOCA DE ORO DEL CINE MEXICANO, tuvo como compañeras de reparto a las actrices más cotizadas. Entre ellas: DOLORES DEL RÍO (“Deseada”, 1951), “EMILIA GUIÚ (“Monte de Piedad”, 1951), LILIA DEL VALLE (“Peregrina”, 1951), CARMELITA GONZÁLEZ (“La trinca del aire”, 1951), ALMA ROSA y ELSA AGUIRRE (“Amar fue su pecado”, 1951), MARTHA ROTH (“El mar y tú”, 1952), GLORIA MARÍN (“El derecho de nacer”, 1952), MARGA LÓPEZ (“La mentira”, 1952), LETICIA PALMA (“Apasionada”, 1952), MECHE BARBA (“Quiero vivir”, 1953), MARICRUZ OLIVIER (“Orquídeas para mi esposa”, 1954), MARÍA FÉLIX (“Camelia”, 1954), IRASEMA DILLÁN (“Abismos de pasión”, 1954), MIROSLAVA (“Más fuerte que el amor”, 1955), ROSARIO GRANADOS (“Para siempre, amor mío”, 1955), AURORA BAUTISTA (“La gata”, 1956), SILVIA PINAL (“Cabo de hornos, 1957), ANA LUISA PELUFFO (“Las esclavas de Cartago”, 1956), ZULLY MORENO (“Amor prohibido”, 1958), LIBERTAD LAMARQUE (“Creo en ti”, 1960), YOLANDA VARELA (“La hermana blanca”, 1960), IRMA DORANTES (“Tres Romeos y una Julieta”, 1961), KITTY DE HOYOS (“La chamaca”, 1961), TERE VELÁZQUEZ (“Pecado”, 1962), LIBERTAD LEBLANC (“Piel desnuda”, 1966), ZULMA FAYAD y ANA MARTIN (“Los corrompidos”, 1971), ANEL (“El ardiente deseo”, 1971) y JACQUELINE ANDERE (“Las puertas del paraíso”, 1971).

Sin éxito buscó convertirse en director con dos películas: “LA FIEBRE DEL DESEO” (1964) y “PIEL DESNUDA” (1964). Ambas fueron ignoradas por el mercado iberoamericano.

Gran parte de los años sesenta los vivió en EUROPA y PERÚ, donde fue requerido para realizar varias producciones.

Envejecido prematuramente, en 1969 regresó a MÉXICO. Para entonces, la TELEVISIÓN ya se había apoderado de la preferencia del público y para las nuevas generaciones era un total desconocido.

Se dedicó a la DECLAMACIÓN, realizando exitosas presentaciones personales en pequeños centros nocturnos. Su nueva faceta fue bien aceptada. “El ritmo, la dicción, imágenes, sentimientos y alegría, poesía en suma, los logra JORGE MISTRAL en una forma tal que podemos decir que a tal AUTOR, no menos DECLAMADOR”, escribió la crítica.

Bajo el sello “PHILLIPS” grabó su primer disco, “PARA UNA MUJER”, con poemas de GABRIELA MISTRAL (“El ruego”), PABLO NERUDA (“Farewell”), FEDERICO GRACÍA LORCA (“La casada infiel” y “Prólogo”), GUSTAVO ADOLFO BECQUER (“Cartas a una mujer”), RAFAEL DE LEÓN (“Hora” y “Profecía”) y “NO ME DIGAS ADIÓS”, de su propia autoría.

Posteriormente, ahora con el sello “MUSART”, vendría un segundo trabajo, en el que incluiría poemas como “EL DÍA QUE ME QUIERAS”, “VERDE QUE TE QUIERO VERDE”, “PENAS Y ALEGRÍAS DEL AMOR” y “ROMANCE DE LUNA LUNA”, entre otros, y se haría acompañar por fondos musicales escritos por el compositor HÉCTOR GONZÁLEZ DE LA BARRERA.

También probó suerte en el naciente género de las telenovelas, actuando en “HISTORIA DE UN AMOR” (1971) y en 1972 se incorporó a la exitosa teleserie del CANAL 8, “LOS HERMANOS CORAJE”, para interpretar al antagonista ‘PEDRO BARROS’. En esta producción también actuaban JAIME FERNANDEZ, JORGE LAVAT y FERNANDO LARRAÑÁGA, como los hermanos ‘JUAN’, ‘JERÓNIMO’ y ‘LALO CORAJE’, así como un gran elenco de la ÉPOCA DE ORO DEL CINE NACIONAL como GLORIA MARÍN, CARMELITA GONZÁLEZ, ÁNGEL GARAZA, EMMA ROLDÁN y ANA LUISA PELUFFO.

Casado en 1949 con CRISTINA RUIZ CANO, madre de sus hijos JORGE, JOAQUÍN y CRISTINA, se divorció en 1969 para contraer nuevo matrimonio con la actriz GRACIELA DUFAU.

JORGE MISTRAL se suicidó disparándose en el pecho, el 20 de abril de 1972, en su casa de TIÉPOLO 20, en la COLONIA NÁPOLES.

La depresión que vivía al no lograr el éxito del pasado, al mismo tiempo que el CÁNCER que le había sido diagnosticado tres años atrás lo hacía doblegarse del dolor, aparentemente lo llevaron a tomar tan drástica decisión.

Cuatro meses antes de decidir terminar con su vida, en diciembre de 1971, en entrevista para “EL UNIVERSAL”, dejó testimonio de su desencanto por la vida: “El TIEMPO es el peor enemigo, porque no perdona”, declaró.

Cuando murió, JORGE MISTRAL tenía 51 años y participaba en la obra teatral “LOS ENEMIGOS NO MANDAN FLORES”. Para entonces ya había filmado 75 capítulos de “LOS HERMANOS CORAJE”, que continuaron transmitiéndose hasta que se le sustituyó por el actor ARMANDO CALVO, también de origen español. Dos años después, cuando su nombre ya pertenecía al olvido, se estrenó la que fue su última película, “LA JUSTICIA TIENE DOCE AÑOS” (1973), una comedia negra donde actuó al lado de IRÁN EORY y JOAQUÍN CORDERO.

Sus restos, según estipuló en una carta que se encontró junto a su cuerpo, fueron incinerados y entregados a su viuda. Se encuentra enterrado en el LOTE DE ACTORES del PANTEÓN JARDÍN de la CIUDAD DE MÉXICO.

Revista

Próximamente

Espérala

David Estrada

Es licenciado en Mercadotecnia, periodista, historiador, productor, locutor y conductor de radio y televisión en Querétaro con 31 años de experiencia. Ha publicado ocho libros de corte histórico, entre los que destacan: “Querétaro en la memoria de sus gobernantes 1939/1985” y “Querétaro Inédito (volumen I, II y III)”.
Leer más...